Publicado: 21 de Noviembre de 2014

Por estos días parece que todos estamos constantemente ocupados, que estamos en una competencia para ver quién tiene menos tiempo libre. Esa queja de "estoy demasiado ocupado" o "no me alcanza el tiempo para todo" viene a menudo con un orgullo implícito: "estar ocupado" se ha convertido en una suerte de señal de éxito, y al mismo tiempo, el disparador de una conversación seguir leyendo