Publicado: 13 de Noviembre de 2015

Los niños dependen en gran parte de aquellos que los aman y los cuidan para ayudarlos a descubrir quiénes son. Su autoestima se forma a partir de las creencias y expectativas de los padres. Aquellos niños a quienes sus papás los hacen menos, ya sea llamándolos de forma agresiva o utilizando groserías, fomentan que la formación de una mala imagen de sí mismos.

El abuso verbal contribuye a la creación de una crítica interna que incrimina, en lugar de darles valentía en tiempos de tensión. Seguir leyendo

https://www.psicologos-gijon.es/es/