Publicado: 27 de Septiembre de 2013

Hasta hace muy poco, la mayor parte de los trabajos estadísticos que se realizaban sobre el estado de salud de la población se centraban en asociar enfermedades con mortalidad, pero, a medida que aumentan los años que vivimos, no sólo debemos preocuparnos por aquello que puede matarnos,sino también por las enfermedades que, pese a no ser fatales, minan nuestra calidad de vida.

Siga leyendo