Publicado: 18 de Octubre de 2013

Vivo presa del miedo. La ansiedad y las fobias

En grafología (el estudio de la personalidad a través de la letra), llamamos fantasmas a los huecos exagerados que quedan entre palabra y palabra. Estos fantasmas lógicamente no tienen nada que ver con los espíritus, sino con nuestros propios fantasmas en el sentido de nuestros temores, nuestros miedos. Se llaman fantasmas, posiblemente, porque la mayoría de nuestros miedos son difusos, no tienen cara, ni entidad concreta y, sin embargo, nos atemorizan, nos inquietan y, sobre todo, nos limitan.

Cuando una persona vive presa del miedo, se siente inquieta, insegura. Una vaga sombra de peligro les persigue restándoles seguridad e impidiendo realizar determinadas cosas por miedo.

Siga leyendo